Circular 30 de marzo 2020. MUY URGENTE. Actividad constructiva y promotora NO ESENCIALES

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

 

Ref: MC/MF-210

 

Sevilla, 30 de marzo   de 2020

                                                                                               

 

Sección: Asesoria Jurídica (Marcos Cañadas)

 

 

MUY URGENTE

 

LA ACTIVIDAD DE CONSTRUCCIÓN Y DE PROMOCIÓN INMOBILIARIA

NO SON CONSIDERADAS ACTIVIDADES ESENCIALES Y HABRÁN DE CESAR TEMPORALMENTE Y DE INMEDIATO EL EJERCICIO NORMALIZADO DE SU ACTIVIDAD

 

(REAL DECRETO LEY 10/2020, de 29 de marzo)

 

 

Muy Srs. nuestros:

Con objeto de tenerles puntualmente informados, les adjuntamos el Real Decreto Ley 10/2020, de 29 de Marzo que publicó en la noche de ayer el BOE Nº 87.

Dada su importancia y urgencia, desde GAESCO, con el apoyo de nuestra Asesoría Jurídica, queremos trasladar las siguientes consideraciones de interés:

 

  • Como se ha expuesto, con carácter general y sin perjuicio de alguna especificación que se contiene en la presente nota, la actividad constructiva en todas sus vertientes, y la actividad promotora e inmobiliaria, no es considerada actividad esencial a los efectos de la continuidad normalizada de la actividad económica, en los términos del Real Decreto referenciado y con las particularidades que se expresan.

 

  • La citada “paralización” forzosa está prevista desde el lunes 30 de marzo al viernes 9 de abril de 2020, ambos inclusive.

 

  • Para los trabajadores afectados por la referida paralización se establece una consecuencia jurídica clara, cual es el otorgamiento de un permiso retribuido recuperable. Durante el permiso, los trabajadores seguirán percibiendo sus retribuciones íntegras, tanto el salario base como los complementos a los que tengan derecho.

 

  • No obstante, en aquellos casos en los que resulte imposible interrumpir de modo inmediato la actividad, las personas trabajadoras incluidas en el ámbito subjetivo del R.D. Ley podrán prestar servicios el lunes 30 de marzo de 2020, con el único propósito de llevar a cabo las tareas imprescindibles para poder hacer efectivo el permiso retribuido recuperable, sin perjudicar de manera irremediable o desproporcionada la reanudación de la actividad empresarial.

 

  • Asimismo, y no obstante lo establecido en los puntos anteriores, las empresas, como las de nuestro sector, que deban aplicar el indicado permiso retribuido recuperable podrán, en caso de ser necesario, establecer el número mínimo de plantilla o los turnos de trabajo estrictamente imprescindibles con el fin de mantener la actividad indispensable. Esta actividad y este mínimo de plantilla o turnos tendrá como referencia la mantenida en un fin de semana ordinario o en festivos.

 

  • La recuperación de horas por parte de los trabajadores habrá de ser negociada con la representación legal de los trabajadores, sindicatos con representatividad mayoritaria en el sector o, en su caso, directamente con los propios trabajadores afectados, habiendo de verificarse dicha recuperación antes del 31/12/2020.

 

  • La recuperación de estas horas no podrá suponer, en ningún momento, el incumplimiento de los periodos mínimos de descanso diario ni semanal previstos en la ley, ni la superación de la jornada anual máxima fijada en el convenio colectivo que sea de aplicación (para nuestro caso, 1.736 h./año)

 

  • Con lo cual, la conclusión de nuestra Asesoría Jurídica es que, esta situación nueva de paralización de actividades no esenciales, per se, no es causa habilitante para instrumentar un ERTE por Fuerza Mayor, dado que para paliar ello, se ofrece la posibilidad, configurada como una obligación, del establecimiento del permiso retribuido recuperable (y no de la suspensión de contratos, vía ERTE).

 

  • El permiso retribuido recuperable, no resulta aplicable al personal que ya estuviere disfrutando de la modalidad de trabajo a distancia o TELETRABAJO (que lógicamente está perfectamente permitido en todos los ámbitos de actividad), o para aquél personal cuya funcionalidad laboral a partir de ahora y bajo la nueva situación (aún con la paralización decretada) pudiera ser canalizado por esta modalidad, dentro de la dinámica y actividad empresarial. Tampoco a aquellos trabajadores que se encuentren en situación de baja por incapacidad temporal; que estuvieren ya con sus contratos suspendidos por vigencia de un ERTE o bajo otras causas legales de suspensión del contrato.

 

  • Algunas particularidades de especial afectación a nuestro sector:

 

  • Personal de empresas adjudicatarias de contratos del sector público: el permiso retribuido recuperable no resultará de aplicación a las personas trabajadoras de las empresas adjudicatarias de contratos de obras, servicios y suministros del sector público que sean indispensables para el mantenimiento y seguridad de los edificios y la adecuada prestación de los servicios públicos.

 

  • Entendemos que la paralización forzosa o el carácter no esencial de la actividad constructiva y promotora en general, conlleva que tampoco sean consideradas esenciales las actividades auxiliares o complementarias, propias a la labores de ejecución de obra o de promoción inmobiliaria, como pueden ser las labores de mantenimiento o limpieza de la obra en curso o incluso las propias de seguridad y control continuadas (con personal de seguridad “fijo y permanente”) de las mismas, instalaciones, maquinarias, etc. En este sentido, si está permitido que presten sus servicios trabajadores de empresas de seguridad privada que prestan servicios de transporte de seguridad, de respuesta ante alarmas, de ronda o vigilancia discontinua.

 

  • Sí podrán trabajar las personas empleadas en servicios de limpieza, mantenimiento, reparación de averías urgentes y vigilancia, así como que presten servicios en materia de recogida, gestión y tratamiento de residuos peligrosos, así como de residuos sólidos urbanos, peligrosos y no peligrosos, en cualquiera de las entidades pertenecientes al Sector Público.

 

  • La nueva situación decretada pues para estos días, no obstaculiza ni es impedimento para las solicitudes de ERTES que pudieran haber formulado las empresas constructoras y se encontraren pendientes de resolución, ni afecta a la suspensión de las relaciones laborales de aquellas empresas que ya los tuvieren aceptados o vigentes.

 

 

ASESORÍA JURÍDCA

(Letrado Marcos Cañadas Bores)