Circular 28 de diciembre de 2018. Entrada en vigor BIM para licitaciones públicas en edificación

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

 

 

Sevilla 28 de Diciembre  de 2018

 

 

JA/MF-C/ 369

Sección: Gerencia

 

Muy Srs. nuestros:

 

Con objeto de tenerles debidamente informados, les recordamos que en este mes de diciembre entra en vigor en España la Directiva 2014/24/UE por la que el Parlamento Europeo implantaba la metodología BIM en todos los proyectos de financiación pública.

 

Como les notificamos en su día en el 2015, el Ministerio de Fomento creó la Comisión BIM la cual estableció una hoja de ruta que convertiría en obligatorio el uso de la tecnología BIM para toda licitación pública, dividiéndolo en dos fases:

 

17 de diciembre de 2018: para Licitaciones Públicas de Edificación

26 de julio de 2019: a partir de esta fecha para Licitaciones Públicas de Infraestructuras.

 

Es importante insistir en que BIM no es un software, va mucho más allá. Es una forma de trabajo integrada que se apoya en diferentes aplicaciones de diseño y modelado.

 

BIM es la vía para conseguir una adecuada gestión de los recursos que se destinan a la construcción y operación de un edificio. En este sentido, las tecnologías asociadas a BIM son la única manera de hacer un adecuado análisis de los costes del ciclo de vida.

 

¿Cuáles son sus ventajas principales?

 

  • Trabajo multidisciplinar. BIM permite el trabajo colaborativo a través de una sola plataforma en la que los diferentes agentes implicados en el proceso constructivo (arquitectos, aparejadores, ingenieros…), pueden trabajar en la misma herramienta integrando y compartiendo información en tiempo real.
  • Comprobación de interferencias. Antes de comenzar a construir se cuenta con un modelo completo con toda la información. De esta forma, se puede comprobar si hay algún problema de integración entre los diferentes elementos de una forma segura y rápida.
  • Integración del 2D y 3D. Esta metodología integra las 2 y 3 dimensiones interconectadas entre sí, mejorando la visión del proyecto global y evitando posibles errores.
  • Por otro lado permite generar de forma automática toda la documentación del proyecto: presupuestos, planificación estructuras, etc. consiguiendo un aumento de la productividad y, por tanto, un ahorro de tiempo y costes.
  • Además, a través de BIM, podemos saber el impacto energético de cada uno de los materiales que componen la obra. De este modo, se podrán crear edificios inteligentes cada vez más integrados con el entorno, sostenibles y eficientes.

 

Según un informe de AENOR sobre los estándares en apoyo del BIM, más del 50% de los clientes internacionales de las constructoras exigen o tienen interés en el uso del  BIM. Además, se estima que BIM podría ajustar las mediciones del proyecto en un 37% y reducir en un 20% los costes de construcción. Cifras muy significativas que no podemos dejar de tener en cuenta a la hora de valorar la implantación de esta metodología.

 

BIM va a ser la forma de trabajo en cualquier proceso constructivo. Por ello, dominar esta herramienta se convierte en una ventaja añadida.

 

Sin particular, les saludamos muy atentamente.

 

 

 

Fdo.: Juan Aguilera Ruiz