CIRCULAR 26 de Noviembre 2018.- El Preconcurso

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

 

 

Ref: MC/MF-342

 

Sevilla, 26 de noviembre de 2018

                                                                                               

 

Sección: Asesoria Jurídica (Marcos Cañadas)

 

CONCEPTOS JURÍDICOS DE UTILIDAD: “EL PRECONCURSO”

(AMBITO: MERCANTIL-CONCURSAL)

 

¿QUÉS ES EL PRECONSURSO?

Antes de entrar en detalle en el concepto y la descripción del “preconcurso”, parece necesario definir con rigor qué es el concurso de acreedores y qué escenario puede llevar a una empresa a declararse en esta situación.

El concurso de acreedores es un procedimiento legal que prevé el ordenamiento jurídico para el caso de que una persona jurídica o natural (incluso una herencia) se encuentre en situación de insolvencia.

Señala el art. 2 de la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal, que un deudor se encuentra en estado de insolvencia cuando no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigibles. Dicho estado de insolvencia podrá ser actual o inminente.

 Tras esta necesaria introducción, entramos de lleno en el concepto jurídico de interés: “El preconcurso”.

I.- Concepto de “preconcurso”.-

El preconcurso es una figura jurídica recogida en el art. 5 bis de la citada Ley Concursal, mediante la cual se ofrece al sujeto en situación de insolvencia la posibilidad de, una vez constatada esta circunstancia, poner en conocimiento del Juzgado que fuera competente para conocer de una posible declaración de concurso, que se han iniciado negociaciones para alcanzar un acuerdo de refinanciación o para obtener adhesiones a una propuesta anticipada de convenio, en los términos previstos en la propia Ley Concursal.

La comunicación al juzgado de la situación de insolvencia y negociación da posibilidades a la compañía de lograr un convenio y, en última instancia, evitar el concurso. En otros casos, también se pide el preconcurso para lograr una propuesta anticipada de convenio y así agilizar el procedimiento concursal en caso de producirse.

 

II.- Duración o plazo del preconcurso.

La comunicación deberá realizarse dentro de los dos meses posteriores al momento en que se conociera o debiera conocerse la situación de insolvencia.

Una vez comunicada la negociación con los acreedores en el preconcurso tiene un plazo de tres meses para lograr el acuerdo con los acreedores. Una vez finalizado ese periodo y si no se logra el convenio, la empresa insolvente tiene otro mes para presentar al juzgado la solicitud de declaración de concurso.

III.- Efectos de la comunicación.

La comunicación de inicio de negociaciones (preconcurso) tiene como primera consecuencia lógica, que no será exigible solicitar la declaración de concurso voluntario, aún a sabiendas de la insolvencia. En principio, no supone ningún cambio en la actividad ordinaria de la compañía y mantiene con todas sus facultades a sus órganos de administración y de dirección.

Pero sin duda el componente o efecto atractivo de esta comunicación es, que una vez presentada la comunicación, no podrán iniciarse ejecuciones judiciales o extrajudiciales de bienes o derechos que resulten necesarios para la continuidad de la actividad profesional o empresarial del deudor.

IV.- Publicidad.

La Ley Concursal recoge que el secretario judicial ordenará la publicación en el Registro Público Concursal del extracto de la resolución por la que “se deje constancia de la comunicación presentada por el deudor”.

Sin embargo, si el deudor solicita expresamente el carácter “reservado” de la comunicación de negociaciones, “no se ordenará la publicación del extracto de la resolución”. El deudor podrá solicitar el levantamiento del carácter reservado de la comunicación en cualquier momento.