CIRCULAR 26 01 2018 Responsabilidad por deudas anterior contrata

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

 

 

Ref: MC/MF-32

 

Sevilla, 26 de enero de 2018

                                                                                               

 

Sección: Asesoria Jurídica (Marcos Cañadas)

 

Una nueva EMPRESA adjudicataria no es responsable de las deudas de la anterior.-

El Tribunal Supremo rechaza que pueda extenderse a una empresa entrante la responsabilidad en el pago de deudas contraídas por una anterior adjudicataria. El Supremo, en Sentencia de 20 de diciembre de 2017, declina que se haga responsable de las deudas cuando la subrogación se lleva a cabo por mandato convencional y el convenio colectivo excluye expresamente dicha derivación o asunción de responsabilidad.

Según el Supremo, en supuestos como estos no estamos ante la sucesión de empresas regulada en el artículo 44 del ET. El magistrado López García de la Serrana, ponente del fallo, añade que resulta perfectamente válido que la autonomía colectiva favorezca la continuidad de las relaciones laborales afectas a un servicio que permanece y que ese favorecimiento se realice en unas concretas y determinadas condiciones que son fruto del acuerdo logrado a través de la negociación colectiva.

 

En el caso enjuiciado la subrogación se produce en virtud del mandato contenido en el convenio colectivo aplicable. “Por tanto, la asunción de los trabajadores de la empresa anterior no responde al supuesto de sucesión en la plantilla”, establece el Tribunal.

 

El fallo apunta que en la segunda regla último párrafo del convenio colectivo citado, vigente en 2010, se libera de toda responsabilidad en el pago deudas salariales de la anterior empleadora a la nueva empresa. “Esto corrobora el último párrafo del artículo 33 del vigente convenio colectivo de limpieza, precepto que, incluso, señala que se trata de una sucesión no regulada por el artículo 44 del ET, indica.

 

Según el Supremo, la norma convencional, al establecer su propia cláusula subrogatoria, introduce el supuesto que regula en el ámbito de ordenación de la Directiva, manteniendo plena libertad para fijar las condiciones de la misma en aquellas previsiones que la Directiva no contempla. La relación entre el artículo 44 del ET y el 34 del convenio colectivo de aplicación se produce en términos de suplementariedad o concurrencia no conflictiva.

 

OJO!: Nuestro Convenio Colectivo… ¿contiene mandato imperativo de subrogación? La respuesta es positiva para el supuesto de contratas para el mantenimiento de carreteras o vías férreas, art. 19.

 

  1. En todos los supuestos de finalización, pérdida, rescisión o cesión de una contrata, así como respecto de cualquier otra figura o modalidad que suponga la sustitución entre entidades, personas físicas o jurídicas que lleven a cabo la actividad de que se trata, los trabajadores de la empresa saliente adscritos a dicha contrata pasarán a adscribirse a la nueva empresa o entidad que vaya a realizar la actividad objeto de la contrata, respetando ésta los derechos y obligaciones que disfruten en la empresa sustituida.

Dado el carácter de mejora de la legislación vigente que supone la subrogación prevista en este artículo, se establece expresamente que tales derechos y obligaciones quedarán limitados exclusivamente a los generados por el último contrato suscrito por el trabajador con la empresa saliente de la contrata, sin que la empresa entrante se encuentre vinculada por cualquier contrato o pacto anterior a aquel, particularmente a efectos de años de servicio, indemnizaciones por despido y cualesquiera otros conceptos que tomen en consideración el tiempo de prestación de servicios, a menos que ya tuviera reconocido el trabajador tales derechos mediante sentencia judicial firme con anterioridad a producirse la subrogación y le hubieran sido comunicados a la empresa entrante en el plazo y forma regulados en este artículo.

  1. Será requisito necesario para tal subrogación que los trabajadores lleven prestando sus servicios en la contrata que cambia de titular, al menos cuatro meses antes de la fecha de finalización efectiva de la misma, sea cual fuere la modalidad de su contrato de trabajo, con independencia de que, con anterioridad al citado período de cuatro meses, hubieran trabajado en otra contrata. El personal o trabajadores que no reúnan estos requisitos y condiciones no tendrán derecho a ser subrogados.