Circular 25 03 2019 Implementación de Sistemas para el REGISTRO de la JORNADA LABORAL

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ref: MC/MF-87

 

Sevilla, 25 de marzo  de 2019

                                                                                               

 

Sección: Asesoria Jurídica (Marcos Cañadas)

 

 

Real Decreto-ley de medidas urgentes de protección social en la lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo: LA OBLIGACIÓN DE IMPLANTAR UN SISTEMA DE REGISTRO DE LA JORNADA LABORAL

 

Entre las medidas contenidas en el reciente R.D. Ley de medidas urgentes de protección social (Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo), sin duda destaca, por el revuelo que causa en ciertos sectores, la obligación de implantar un sistema de registro de jornada.

 

Esto es, el nuevo tenor del artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores exigirá a partir de ahora, que todas las empresas registren “día a día” la jornada realizada por su plantilla, haciendo constar el horario de entrada y de salida de cada persona trabajadora -no sólo de los contratos a tiempo parcial-. Además, se exigirá la conservación de esta información durante cuatro años, considerándose como infracción laboral grave la falta de registro de jornada, sancionable con una multa máxima de 6.250 euros.

 

Más allá de las posibles infracciones, resulta claro que la Inspección de Trabajo, requerirá en todo caso que las empresas cuenten con sistemas de registro. Por tanto, sólo cabe plantearse cómo cumplir con las nuevas previsiones legales y las que a su vez puedan desarrollarse por la negociación colectiva.

 

En este nuevo escenario, las cuestiones esenciales que hay que considerar son:

 

1.- De acuerdo con el criterio sentado por la Inspección de Trabajo en el año 2016, el tipo de sistema de registro resulta de libre elección para la empresa, siempre que el método utilizado garantice la fiabilidad e invariabilidad de los datos y refleje, como mínimo, cada día de prestación de servicios, la hora de inicio y la hora de finalización de la jornada. Sin perjuicio de ello, los convenios colectivos podrían llegar a exigir la adopción de un sistema concreto. Nos es el caso en la actualidad del Convenio Colectivo del sector de la construcción (ni del provincial Sevilla, ni el General Estatal).

 

2.- Se pueden implementar tanto sistemas manuales, como podrían ser los relojes analógicos de fichaje, o digitales como podrían ser los registros de presencia automáticos. También cabe el uso de medios más o menos rudimentales como son las hojas firmadas por la plantilla o la implementación de medios tecnológicos, como pueden ser las aplicaciones informáticas que pueden llegar a instalarse en los dispositivos personales o profesionales de la plantilla.

 

 

Por tanto, cuando no exista una obligación legal o convencional específica, la forma en que se presente el registro es irrelevante, siempre que Inspección de Trabajo pueda comprobar in situ en el centro de trabajo, tanto la existencia del registro de jornada diario como su utilización, para poder analizar el grado de cumplimiento de las normas laborales de la empresa.

 

Los cuadrantes horarios, los horarios o calendarios laborales no se consideran un registro de jornada, por lo que deberá establecerse un sistema de registro con independencia de la forma interna en que la empresa organice su trabajo.

 

En el caso de empresas con representantes legales de las personas trabajadoras, cabe destacar que deberá dárseles información y plazo de consulta, para la implementación de sistemas nuevos de control del trabajo.

 

3.- Otro aspecto a considerar, partiendo del análisis de la cuestión realizado en su momento por el Tribunal Supremo, es que a mayor capacidad de monitorización del personal, más posibilidades hay de invadir su intimidad o de manipular datos personales innecesarios, por lo que tendrá que analizarse caso por caso tanto la proporcionalidad del sistema de control como si el tratamiento de datos personales es correcto.

 

4.- La norma no exige que se registre cada entrada y salida del personal del centro de trabajo, pero si se implementa un sistema de esta naturaleza, es conveniente recordar a la plantilla cuáles son sus horarios y el tiempo de sus pausas, a los efectos de que estén preavisados de los posibles incumplimientos que podrían detectarse.

 

5.- La obligación de llevar un registro de horas extraordinarias no desaparece ni se ve sustituido por el nuevo registro de jornada diaria que se refiere a la jornada ordinaria de trabajo. En particular, las empresas deberán mantener el registro de horas extraordinarias que tuvieran hasta ahora y el nuevo registro de jornada diaria, al tratarse de obligaciones independientes.

 

6.- El registro de jornada de los contratos a tiempo parcial es una normativa que continúa existiendo, por lo que las empresas deberán seguir informando a su personal a tiempo parcial sobre las horas realizadas.

 

7.- Sin perjuicio de todo lo anterior, existen sectores y profesiones en los que el registro de jornada presenta unas complejidades particulares, como puede ser el caso de las empresas constructoras, recordando a estos efectos que la obra en ejecución tiene la consideración técnica de centro de trabajo.

 

 

 

Así parece claro que en los centros u oficinas matrices de las empresas constructoras y promotoras, la implementación del sistema de registro puede encontrar mayor facilidad y acomodo, sobre la base de que el personal adscrito a dicha oficina tiene una presencia regular cotidiana en la misma, bajo parámetros normalizados de disciplina laboral.

 

El problema puede radicar en las propias obras en construcción, o para el caso de aquellos trabajadores que, sin pasar cotidianamente por la denominada oficina matriz, desarrollen labores que exijan determinada y continuada movilidad, que, según los casos, puede alcanzar al desarrollo o ejecución de trabajos en varias obras a la vez y territorialmente ubicadas en enclaves diferentes.

 

En atención a dichas vicisitudes, desde la Asesoría Jurídica de GAESCO, planteamos las siguientes recomendaciones:

 

– Obligación, desde el 12/05/2019, para todas las empresas de implementar un sistema de registro de jornada, bien por medios manuales rudimentarios (plantilla o libro de recogida de firmas), bien por medios digitales o automatizados.

 

– Dicha obligación debe respetarse, de forma independiente, tanto en las dependencias de oficina como en las propias obras en ejecución, bajo tutela del Jefe de Obra o cargo similar.

 

 Intentar dar cobertura en el citado sistema de control de jornada, desplegando toda la diligencia que las circunstancias permitan, a aquellos trabajadores con jornada irregular o que por sus características laborales puedan suponer especialidades respecto del personal ordinario de plantilla, sometido a un control y disciplina más previsible y normalizado. Parece claro que el registro mediante sistemas digitales instalados en los dispositivos móviles, se presenta a como una alternativa eficaz para asegurar que el registro se realiza de forma adecuada.

 

– Dentro de las posibilidades, tener los sistemas siempre actualizados (a diario), a disposición de las Inspección de Trabajo y activar los resortes para su oportuna conservación y control, por un plazo mínimo de cuatro años.

 

– Por último, dado que es una cuestión novedosa y que en la actualidad, respecto del sistema de control a implementar, existe un abanico flexible de posibilidades, será el devenir de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social el que vaya marcando los pasos respecto de la viabilidad y homologación administrativa de los sistemas implantados, a salvo del posterior pronunciamiento de los Juzgados y Tribunales en tal sentido.

 

 

– Igualmente estaremos en alerta de las novedades que para el sector construcción puedan producirse en el ámbito de la negociación colectiva, en la seguridad que, al igual que para otros sectores, se irán despejando las dudas a medida que la norma vaya caminando y adquiriendo vigencia.