Circular 12 de abril de 2017. Reducción de Jornada de trabajo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

 

 

 

Sevilla,   12 de abril  de 2017

 

Ref: MC/MF-127 

                                  

 

Sección: Asesoria Laboral

 

 

REDUCCIONES DE JORNADA: UN RECORDATORIO DE UTILIDAD

 

Con el objetivo siempre de informar a nuestros asociados de cuestiones laborales de utilidad, desde la Asesoría Jurídica de GAESCO, venimos a tratar en la presente circular la figura de la REDUCCIÓN DE JORNADA, que atañe a muchos de nuestros trabajadores, a fin de recordar los distintos supuestos existentes en nuestra normativa (Art. 37.6 y 7 del Real Decreto Legislativo 2/2015 de 23 de octubre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la ley del Estatuto de los Trabajadores), recordando también a estos efectos la obligación que compete al trabajador de ACREDITAR LA SITUACIÓN motivadora de la reducción, como un requisito fundamental cuya existencia y virtualidad, en muchas ocasiones, “damos por sentado”, sin exigir al trabajador solicitante la referida acreditación rigurosa de la concreta situación personal o familiar de que se trate.

Vamos a ver pues los diferentes supuestos existentes y los requisitos exigidos para cada uno de ellos:

 

Reducción de la jornada de trabajo de al menos un octavo (1/8) y como máximo de la mitad (50%) de la misma:

 

  1. Cuidado directo de menor de 12 años.

 

  • Debe acreditarse ostentar la guarda legal del menor (patria potestad), si se trata de hijo, mediante el oportuno libro de familia, o si se trata de menor adoptado u otro tipo de potestad, mediante la resolución judicial o administrativa que así lo constate.

 

  • Al hablarse de cuidado directo, solo resulta predicable respecto del progenitor que ostenta la custodia del menor, aún para el supuesto de que ésta fuere compartida.

 

  • La acreditación de la edad efectiva del menor se entiende verificada con el libro de familia o, en su caso, con el Documento Nacional de Identidad.

 

  1. Cuidado de persona con discapacidad, que no desempeña actividad retribuida.

 

  • Igual que en el supuesto anterior se debe acreditar por qué título se ostenta la guarda legal de esta persona.

 

  • Además en este caso debe aportarse resolución administrativa de la Consejería competente (Centro de Valoración de Discapacidades), por la que se le reconoce la discapacidad que se ostenta, así como el grado a que asciende la misma.

 

  • Documentación oficial acreditativa de situación de desempleo (certificado de la Oficina Pública de empleo – SEPEE).

 

  1. Cuidado directo de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, que por razones de edad, accidente o enfermedad no pueda valerse por sí mismo.

 

  • Ha de probarse que el familiar no puede valerse por sí mismo. Ello, se entiende, habrá de acreditarse mediante oportuna documental médica o facultativa (informes, historia clínica, etc.).

 

  • En este caso, la referencia a la edad para el cuidado de un familiar debe considerarse hecha a los casos de edad avanzada.

 

  • Persiste para este supuesto la obligación de acreditación del parentesco, tal como se ha reseñado para los dos supuestos anteriores.

 

Reducción de al menos la mitad de la jornada de trabajo (50%):

 

  1. Cuidado durante la hospitalización y tratamiento continuado del menor a su cargo afectado por cáncer (tumores malignos, melanomas y carcinomas), o por cualquier otra enfermedad grave.

 

  • Que implique un ingreso hospitalario de larga duración y requiera la necesidad de su cuidado directo, continuo y permanente. Asimismo se considera ingreso hospitalario de larga duración la continuación del tratamiento médico o el cuidado del menor en domicilio tras el diagnóstico y hospitalización por la enfermedad grave. También es aplicable a la recaída, sin que sea necesario la nueva hospitalización.

 

  • Debe acreditarse mediante informe del servicio público de salud u órgano administrativo sanitario de la comunidad autónoma correspondiente.

 

  • Como máximo hasta que el menor cumpla 18 años. De nuevo es necesario acreditar la edad del menor mediante el Documento Nacional de Identidad u otro fehaciente.

 

  • En este caso es posible solicitar una prestación a la Seguridad Social conforme al Real Decreto 1148/2011, de 29 de julio, para la aplicación y desarrollo, en el sistema de la Seguridad Social, de la prestación económica por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave.