CIRCULAR 04 de Enero 2019 CONCEPTOS JURIDICOS DE UTILIDAD LA EXCEDENCIA LABORAL

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Ref: MC/MF-5

 

Sevilla, 04 de Enero  de 2019

                                                                                               

 

Sección: Asesoria Jurídica (Marcos Cañadas)

 

 

CONCEPTOS JURÍDICOS DE UTILIDAD

LA EXCEDENCIA

(ÁMBITO SOCIO-LABORAL)

 

La excedencia es una figura jurídica laboral medianamente conocida en el ámbito empresarial, como una categoría de suspensión del contrato de trabajo. La excedencia se encuentra regulada en el artículo 46 del Texto Refundido del Estatuto de los Trabajadores así como en la disposición adicional 21 del mismo cuerpo normativo.

No obstante, mediante la presente circular vamos a intentar profundizar en dichos preceptos y de esa forma conocer con detalle, la excedencia, sus tipos y sus caracteres definitorios.

 

¿Qué es la excedencia?

Pues como se ha adelantado, la excedencia es una forma de suspensión del contrato de trabajo de las reguladas en el artículo 45 y siguientes del Estatuto de los trabajadores, pero que tiene como particularidad definitoria el interés o solicitud del propio trabajador.

Sin embargo existen como decimos diferentes tipos de excedencia en función de la causa que las motiva, cuyas distinciones son muy relevantes y destacables en relación con las prerrogativas o facultades, y a su vez las obligaciones, que cada una de ellas otorga al trabajador.

 

¿Qué clases de excedencias regula la legislación laboral?

 

FORZOSA

 

Es la excedencia que viene motivada bien, por la designación o elección del trabajador para un cargo público que imposibilita la asistencia de éste a su puesto de trabajo, o por la realización de funciones sindicales de ámbito provincial superior.

 

Sus rasgos definitorios son:

 

  • Su concesión es obligatoria para la empresa y su característica más destacable y a su vez importante para el trabajador, es que comporta la conservación del puesto de trabajo y el transcurso de dicho periodo se tiene como trabajo efectivo a efectos del cómputo de antigüedad.
  • No se requiere una antigüedad mínima en la empresa y el reingreso debe ser solicitado dentro del mes siguiente al cese de la causa que lo produjo.

 

 

 

VOLUNTARIA

 

No responde a ninguna causa concreta sino a la mera liberalidad del trabajador. No obstante, ello conlleva determinadas especialidades en relación con otros tipos de excedencia:

 

  • Quizás la más destacable de ellas, es que la concesión de este derecho no supone la reserva del puesto de trabajo sino un derecho preferente de reingreso cuando haya vacante de igual o similar categoría.
  • Además ha de destacarse que se requiere una antigüedad de al menos un año en la empresa y su duración será como mínimo de 4 meses y máximo cinco años.
  • Este derecho sólo podrá ser ejercido otra vez por el mismo trabajador si han transcurrido cuatro años desde el final de la anterior excedencia voluntaria.

 

EXCEDENCIA POR CUIDADO DE HIJO O DE FAMILIARES

 

Consiste en la suspensión del contrato de trabajo por una duración máxima de TRES años para el cuidado de cada hijo, tanto cuando lo sea por naturaleza, como por adopción, o en los supuestos de guarda con fines de adopción o acogimiento permanente, a contar desde la fecha de nacimiento o, en su caso, de la resolución judicial o administrativa, así como, también tendrá derecho a una excedencia de duración no superior a DOS años, salvo que por negociación colectiva se amplíe, para el cuidado de un familiar, hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, quien por razones de edad, accidente, enfermedad o discapacidad no pueda valerse por sí mismo y no desempeñe actividad retribuida.

 

De la misma cabe destacar lo siguiente:

 

  • Esta excedencia, cuyo período de duración podrá disfrutarse de forma fraccionada, constituye un derecho individual de los trabajadores, hombres o mujeres. No obstante, si dos o más trabajadores de la misma empresa generasen este derecho, por el mismo sujeto causante, el empresario podrá limitar su ejercicio simultáneo por razones justificadas de funcionamiento de la empresa.
  • El inicio de un nuevo período de excedencia dará fin al que en su caso se viniere disfrutando
  • El período en que el trabajador permanezca en situación de excedencia será computable a efectos de antigüedad y el trabajador tendrá derecho a la asistencia a cursos de formación profesional, a cuya participación deberá ser convocado por su empresario, especialmente con ocasión de su reincorporación.
  • Durante el primer año tendrá derecho a reserva de puesto. Transcurrido dicho plazo, la reserva quedará referida a un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente. No obstante, cuando el trabajador forme parte de una familia que tenga reconocida oficialmente la condición de familia numerosa, la reserva de su puesto de trabajo se extenderá hasta un máximo de quince meses cuando se trate de una familia numerosa de categoría general y hasta un máximo de dieciocho si se trata de categoría especial.
  • Los períodos de hasta tres años de excedencia por cuidado de hijo o menor, tendrán la consideración de periodo de cotización efectiva a efectos de las correspondientes prestaciones de la Seguridad Social por jubilación, incapacidad permanente, muerte y supervivencia, maternidad y paternidad.
  • De igual modo, se considerará efectivamente cotizado a los efectos de las prestaciones indicadas en el apartado anterior, el primer año del período de excedencia para el cuidado de otros familiares.
  • Cuando las situaciones de excedencia señaladas hubieran estado precedidas por una reducción de jornada por razones de guarda legal, a efectos de la consideración como cotizados de los períodos de excedencia que correspondan, las cotizaciones realizadas durante la reducción de jornada se computarán incrementadas hasta el 100 por cien de la cuantía que hubiera correspondido si se hubiera mantenido sin dicha reducción la jornada de trabajo.
  • La situación de excedencia por período no superior a tres años para atender al cuidado de cada hijo tendrá la consideración de situación asimilada al alta para obtener las prestaciones por desempleo.
  • Dicho período no podrá computarse como de ocupación cotizada para obtener las prestaciones por desempleo, pero a efectos de este cómputo se podrá retrotraer el período de los seis años anteriores a la situación legal de desempleo o al momento en que cesó la obligación de cotizar por el tiempo equivalente al que el trabajador hubiera permanecido en la situación de excedencia forzosa.
  • Además de los que aquí se indican, por convenio colectivo pueden preverse otros supuestos de excedencia (voluntaria o forzosa), estándose entonces a lo pactado en cuanto a sus causas, régimen y efectos.